Zahara: S A N T A

Portada SANTA

S A N T A (G.O.Z.Z. Records, 2015) es una colección de estados emocionales y como tal, no se ha regido por otro tiempo que no fuera el nacimiento natural de las canciones que contiene. Llega cuatro años después de La Pareja Tóxica. O dicho de otra forma: llega cuando tenía que llegar.

Grabado, casi en su totalidad, en los Subsonic Estudios de Madrid, S A N T A ha sido producido por Sergio Sastre y la propia Zahara; que han contado con Víctor Cabezuelo, Martí Perarnau, Chapo González y Carlos Sosa en la grabación; mezclado por Max Dingel y masterizado por Dick Beetham.

Estamos ante una obra que siendo un todo, no podemos definir como unidad; un conglomerado de percepciones que actúan de forma independiente a nivel sonoro y expresivo; pero que en conjunto, funcionan. Cada canción genera una imagen que en unos casos evocará a la épica más cinematográfica, mientras que en otros se resuelve como un indicio de psicodelia o puro rock.

En S A N T A conviven temas atmosféricos como La Gracia o Donde habitan los monstruos, capaces de generar microuniversos propios sin espacios vacíos; con desnudos como El Frío o Int. Noche que nos recuerdan lo sincero que es el sonido más orgánico de Zahara. Las guitarras eléctricas o lo sintes se convierten en protagonistas en Crash o  Caída libre; y los arreglos de viento se tornan fundamentales en Hágase tu voluntad. Pero acaba siendo la voz la que nos conduce por cada sentimiento al fluctuar en manos de las palabras entre lo más íntimo y lo absolutamente desgarrador.

Los detalles se convierten en piezas clave, así los arreglos de coros orquestados por Ricky Falkner, elevan El Deshielo, a un lugar muy alejado del punto desde el que comienza; al igual que ocurre con la progresión de Oh, salvaje o la inicial La Gracia. Los juegos de dinámica obligan a estar atento, generan una satisfactoria tensión y convierten a S A N T A en una imposible música de fondo.

S A N T A requiere tiempo y atención; como todo lo que merece la pena.

Texto: Wilma Lorenzo

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *