Sufjan Stevens: Carrie & Lowell

Sufjan Stevens Cover

«This is not my art project, this is my life / Esto no es mi proyecto artístico, es mi vida». De este modo describe Sufjan Stevens Carrie & Lowell (Asthmatic Kitty, 2015), su último larga duración en el que el tacto supera la dimensión de la piel para calar a todos los niveles.

No puede ser más exacta la definición y más sincera la motivación que llevó a Stevens a componer estos once temas en los que profundiza en la herida; canciones que duelen aún sin conocer la historia que las sustenta y que resultan implacables una vez descubres que son consecuencia del sentimiento de pérdida causado por el fallecimiento en 2012 de Carrie, su madre. Lowell se corresponde con su padrastro, quien mantuvo una relación de cinco años con Carrie. Fue durante ese período, durante la relación entre Carrie y Lowell, cuando el cantautor pudo conocer superficialmente a su madre. Y en ese vago recuerdo catalizado por la incapacidad de recuperar el tiempo perdido y la ansiedad de comprobar que no hay vuelta atrás, se basan sus nuevas canciones. 

Sufjan solo pasó tres años de su vida con ella. Esquizofrénica, alcohólica y depresiva; se apartó de su marido (también alcohólico) y de su hijo; llevando lejos de la familia su necesidad de autodestrucción. Sufjan explica en  Pitchfork cómo fue pasar juntos sus últimos días. No sintió remordimiento ni enfado; se descubrió empeñado en mostrar su amor incondicional e irracional. Contra todo pronóstico, la pérdida de su madre, esa gran desconocida, provocó en él el más intenso de los dolores; hasta el punto de sentirse poseído por su espíritu llegando a desear su propia autodestrucción.

El álbum está plagado de sobriedad, coqueteando con el minimalismo y dejando ver a un Stevens casi al desnudo. No es la primera vez que el estadounidense se muestra de esta manera, pero quizás sí sea su disco más dolorosamente honesto. Guitarra, piano y voz que lidian con la carga emocional de letras que hablan sobre la muerte, el suicidio, el arrepentimiento. Oscuridad susurrada que planea sobre armonías cuidadosamente orquestadas.

El arranque de ‘Death with dignity’ te ubica ya en el estado de plácida incomodidad que te mantendrá en vilo los próximos 42 minutos; siendo el single ‘Should have known better’ o ‘All of me wants all of you’, a mi juicio, los dos temas más potentes del álbum. Una obra que merece ser escuchada y leída. El testimonio de una situación real que no busca compasión ni lágrimas ajenas, sino formar parte del recuerdo colectivo por estar prácticamente vacío el recuerdo propio.

Sufjan Stevens visitará nuestro país el próximo mes de septiembre. Los días 29 (Barcelona) y 30 (Madrid), en la capital con el cartel de «entradas agotadas» ya colgado. Pincha aquí para conocer el resto de fechas.

Texto: Wilma Lorenzo. Imagen: Portada Carrie & Lowell.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *