PBSR: Of flaming souls

Alfonso Riera PBSR

Una deconstrucción de estilo. Si esa no es la trama, desde luego es el desenlace de Of Flaming Souls, el debut del músico-multinstrumentista afincado en Londres PBSR. Seis temas que a modo de carta de presentación, se asientan sobre dobles caras y aparentes enfrentamientos que lejos de serlo, se fusionan para avanzar en una misma dirección. El sonido orgánico como base de lo electrónico y viceversa. La convivencia del ayer y el ahora; siendo el bucle de secuencias el elemento protagónico; y la voz, aún en segundo plano, el indiscutible hilo conductor.

Compuesto, producido y grabado por PBSR con la asistencia de Luca Petricca, Of Flaming Souls se proclama como una declaración de intención y maestría, en la que PBSR toma los mandos de batería, bajo, guitarras, teclados, percusiones y voz; contando como excepción con Nacho Dantona a la trompeta y Edu Doresete al saxo.

“Spirited” será la encargada de hacer los honores. Precedida de una introducción con leitmotiv optimista, el segundo corte de Of Flaming Souls rompe con la atmósfera creada para hacer visible uno de los prismas de PBSR: la progresión rítmica y su fragmentación. El juego con la dinámica, el silencio como elemento diferenciador; PBSR dota de dos personalidades a este tema en el que las guitarras llegan en una segunda instancia acercando estilos y conectando el pop más electrónico con el rock británico de corte clásico.

Diferente será el desarrollo de “Timeless”. La multiplicidad de capas se asientan en el sosiego y beben del detalle. Las melodías encuentran su papel principal en riffs de guitarra, coros y voces dobladas; mientras que “Make a rising” (en el que colabora Alberto J. Saorín de Those) entenderá el piano como su principal aliado y hará las veces de un epílogo marcando un antes y después en el desarrollo del EP.  Su continuación, “We are saved”, se alza como un medio tiempo en progresión, en el que cambia la interpretación y la modulación de la voz, desaparece el bucle de secuencias y la potencia rítmica es sustituida por la épica más emotiva.

La conclusión, “Serenades”, cierra el círculo comenzando como un susurro para recuperar el sentir con el que nos enfrascamos en este Of Flaming Souls y la forma en que PBSR hace grande sus canciones: repetición de estribillos, coros, rítmica marcada y riffs de guitarra al que en esta ocasión se suma un saxo que dibuja la melodía de despedida. El cierre de un prisma de muchas caras que convierten este primer trabajo de PBSR en un disco de sumas, un filme en el que para comprender cada escena necesariamente tienes que haber participado de otra.

Hoja de promo por Wilma Lorenzo. Fotografía: Alfonso Riera.

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *