Lou Doillon: ‘Lay Low’

lou doillon

Cuestión de carácter. Lou Doillon es una artista que arrolla y envuelve; decidida y exenta de inseguridades; dispuesta a hacer de su historia algo propio y trascender así a su contexto. La demostración de que dulzura y firmeza no tienen por qué caminar por separado.  Tras la publicación y el éxito conseguido con su primer trabajo ‘Places’, la artista francesa presentó el pasado mes de octubre ‘Lay Low’, su segundo larga duración.

Hija de Jane Birkin y Jacques Doillon, Lou coqueteó con el mundo del cine y la moda, siendo muy bien tratada por este último pero no tanto por el primero. Feminista empedernida se proclama como una gran admiradora de su madre, a la que reconoce como algo más que musa. ¿Facilidades? Las tiene. ¿Críticas? También. No es sencillo hacer valer tu talento cuando lo primero que ven de ti es tu apellido. Por ese motivo merece la pena escuchar este recién estrenado ‘Lay Low’ partiendo de cero.

La inconfundible rasgada y profunda voz de la cantante y compositora hace de cada canción un relato cercano. La calidez de su timbre, la modulación de las emociones, la espiración de las palabras; un juego de seducción que se asienta sobre piano y guitarra indistintamente y que fluctúa entre folk, rock clásico y la canción de autor. Experimentar la sensación de estar visitando otra década sin movernos de la nuestra.

El álbum abre con el piano de “Left Behind” que marcará el tempo medio de sus sucesoras: baladas más o menos aceleradas de ritmo contundente, con repetición de melodías y arreglos que transforman la sencillez de las canciones en esencia, en temas complejos en los que todo funciona en comunión. El contraste entre esta y la siguiente, “Above my head”, explica la magia que la banda aporta a las composiciones de Doillon: se termina de generar la atmósfera que ya existe en sí gracias al vínculo de melodía y letra. Lou Doillon ha conseguido con ‘Lay Low’ terminar de definir su sonido, limar lo avanzado en su primer álbum para crear su propio sello de identidad. Todo ello con la ayuda de Taylor Kirk de la banda canadiense Timber Timbre, encargado de coproducir ‘Lay Low’.

Y este sello tiene mucho de bohemia y desaliño; de imperfección y viveza; de honestidad e inclemencia. Poco importa que “Where To Start” suene a los cincuenta si es la voz de Lou la que nos vuelve a situar en su aquí y ahora; se desdibuja el carácter cinematográfico de “Good Man” o “Nothing Left” en virtud de la persona, del carisma capaz de impregnarlo todo.

FP Logo recommended

Escribe un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *